sábado, 29 de julio de 2017

El cerebro humano ha evolucionado para educar y ser educado



Los programas de investigación desde la perspectiva filogenética se han de completar con las investigaciones sociogenéticas y ontogenéticas para alcanzar mejoras en los procesos de enseñanza y aprendizaje. 



La estructura y funcionamiento de la mente humana es resultado de un largo proceso evolutivo de millones de años. Además, el conjunto de capacidades intelectuales se constituye de modo personal e irrepetible en el desarrollo ontogenético, en el ciclo vital de cada persona en interacción con las demás y con los productos culturales. 


De este largo y complejo proceso evolutivo han surgido todos los aprendizajes, desde los más básicos que compartimos con otros animales, hasta las capacidades mentales superiores cognitivas y lingüísticas, específicamente humanas. El desarrollo de las capacidades cognitivas, lingüísticas y sociales ha permitido crear y transmitir la cultura, desde las primitivas herramientas de piedra hasta llegar a las ciencias, tecnologías, humanidades y artes. El cerebro humano dispone de unas capacidades mentales que permiten interpretar y predecir la conducta de los otros. Gracias a estas capacidades nos comunicamos e interaccionamos, producimos y transmitimos la cultura y, su vez, los avances culturales, artefactos, símbolos y tradiciones, constituyen el entorno natural para el desarrollo de las capacidades mentales diferenciadas.


El proceso filogenético evolutivo de millones de años

A raíz de este proceso surgió una capacidad cognitiva exclusiva de la especie humana: la capacidad del individuo para identificarse con los otros miembros de su especie, que le permite comprender a los demás como agentes intencionales y mentales. Esta capacidad de ver y comprender a otras personas cambió radicalmente el proceso de evolución cognitiva y la naturaleza de las interacciones sociales, dando lugar a una forma singular de evolución cultural a través del tiempo histórico (Sociogénesis).



El proceso de sociogénesis, la capacidad cognitiva-social

La capacidad cognitiva-social posibilitó la generación y transmisión de la cultura, herramientas, símbolos y tradiciones a las nuevas generaciones, en un continuado proceso de innovaciones y mejoras, de progreso humano. Gracias a los procesos educativos de transmisión de los aprendizajes culturales se ha modificado sustancialmente la naturaleza del proceso ontogenético, en el que se desarrollan las nuevas generaciones.


La experiencia de la filogenia ha producido las prefijaciones de la ontogenia

Los procesos o funciones mentales diferenciadas, como propiedades de sistemas neuronales que se han conformado progresivamente en la Filogénesis, han surgido como respuestas adaptativas para resolver los distintos tipos de problemas hasta dar con nuestro cerebro-mente. 

Los aprendizajes y enseñanzas, la transmisión cultural y la educación son naturales en el ser humano. El cerebro es una estructura viva compleja que pone límites a los aprendizajes. Por ello, es preciso explicar y comprender los procesos cerebrales que están en la base del aprendizaje para transformarlos en estrategias pedagógicas y programas adecuados a las características de las personas y en sus necesidades específicas.



Fuente de información:

Emilio García García. Desarrollo de la mente: Filogénesis, Sociogénesis y Ontogénesis. Departamento de Psicología Básica. Procesos Cognitivos.
Universidad Complutense. Madrid. Maceiras, M. y Méndez, L. (Coordinadores). Ciencia e investigación en la sociedad actual. Salamanca: Editorial San Esteban, 2010.

1 comentario:

  1. ¡Una maravilla de entrada! El blog, en general, es increíble. ¡Cuánta información! Enhorabuena por todo el trabajo que lleva. Me encanta además que dejes las fuentes (no solo por razones obvias) sino porque así se puede profundizar.
    Te dejo el enlace de mi blog, aunque soy nueva en este mundo jeje Un abrazo Aránzazu!!
    https://lamesadelaprofe.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar