martes, 8 de marzo de 2016

Mantén el cerebro activado (I)



Autora: Nesria Douali <es.slideshare.net>


















Nuestra sociedad se está adaptando a un estilo de vida sedentario. Esta es una de la razones que ha motivado el reciente interés por destacar los beneficios sobre la salud mental y física que provoca la práctica regular de actividad físicaNumerosas investigaciones nos indican los efectos positivos de la práctica regular de actividad física sobre el funcionamiento cognitivo, que repercutirá directamente en el rendimiento académico, y sobre la salud mental, como por ejemplo una reducción del estrés, la ansiedad y una mejora en los estados de ánimo”. 

Este primer párrafo del artículo pertenece al inicio de las conclusiones de un informe elaborado por Francesc Llorens, profesor de Grado de Educación Infantil y Primaria de la Universidad Internacional de Valencia de reciente divulgación. [1] Es un fragmento que recoge muy bien la idea por la que de nuevo vuelvo a tratar en Cerebro Adolescente la importancia de la actividad física para el desarrollo del cerebro y sus funciones cognitivas. Como cita Rita Levi-Montalcini, neuróloga que vivió hasta los 103 años, hay que mantener el cerebro activo para que nunca llegue a degenerarse y un buen escudero de éste fin es la actividad física regular.

En la Organización Mundial de la Salud (OMS) la inactividad física observada en las últimas décadas es un tema que se intenta solventar a partir de la publicación en el 2010 del “Plan integral para la actividad física y el deporte”, un informe en el que se ofrecen datos muy simbólicos de cómo está la situación actual. Aquí añado un párrafo del informe en el que se señala que: "La inactividad física es el cuarto factor de riesgo en lo que respecta a la mortalidad mundial (6% de las muertes registradas en todo el mundo) y es la causa principal de aproximadamente un 21%-25% de los cánceres de mama y de colon, el 27% de los casos de diabetes; además, aproximadamente el 30% de la carga de cardiopatía isquémica"[2] 

La OMS recomienda mantener un nivel adecuado de actividad física regular en los adultos. “La actividad física regular reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebro-vascular, diabetes, cáncer de mama y de colon, depresión y caídas; mejora la salud ósea y funcional, y es un determinante clave del gasto energético, y es por tanto fundamental para el equilibrio calórico y el control del peso[3] Por lo tanto, practicar ejercicio físico es un saludable hábito que reporta múltiples beneficios tanto a nivel fisiológico como psicológico e incluso social, independientemente de la edad o del estado físico de la persona que lo practique. 



 En una entrada anterior de Cerebro Adolescente,  Mente sana, en cuerpo sano, ya quedaron reflejados algunos beneficios del ejercicio físico en el cerebro como la producción de endorfinas. La endorfina es una sustancia química que nos hacen sentirnos en un estado de paz y felicidad, ayuda a algunas personas a dormir mejor y aporta beneficios en los problemas de salud mental como la depresión leve y baja autoestima. Además, puede proporcionar una verdadera sensación de logro y orgullo cuando se alcanzan determinadas metas.



 Mantente activo, aunque sólo sea por sentirte bien.




[1] Llorens Francesc, profesor del Grado de Educación Infantil, Primaria y del Máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas en la Universidad Internacional de Valencia (VIU). Informe sobre los “Efectos del ejercicio físico sobre el rendimiento atencional ante estímulos visuales, rendimiento académico y salud mental”. <http://recursos.viu.es/efectos-ejercicio-fisico>


[2] Organización Mundial de la Salud. Programas y proyectos: Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud < http://www.who.int/dietphysicalactivity/pa/es/ >

[3] Organización Mundial de la Salud. Programas y proyectos: Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud. Descargar Español [pdf 1.47Mb]



No hay comentarios:

Publicar un comentario