domingo, 15 de septiembre de 2013

María Abad, investigadora del CNIO: “Estoy aquí gracias a mis profesores del instituto”


Un equipo de científicos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) ha logrado que células adultas de un organismo vivo retrocedan en su desarrollo evolutivo y recuperen características propias de las células madre embrionarias.

La revista Nature ha publicado las conclusiones de la investigación que ha permitido reproducir en ratones una técnica que ya utilizó el científico japonés Shinya Yamanak quien consiguió el Nobel de Medicina del año pasado gracias a esos avances.

Una de sus investigadoras es María Abad que estos días aparece en prensa y que destaca por su simpatía y juventud. 
En mi caso, me ha llamado la atención sus palabras, que se recogen en un artículo del periódico El País del 12 de septiembre en las que agradecía a sus profesores de Instituto su vocación por la ciencia. 
 “Estoy aquí gracias a mis profesores del instituto”.  Alejandra Agudo, 12 de septiembre de 2013. Enlace de la noticia




“He tenido mucha suerte con mis mentores”, repite. Cronológicamente, primero recuerda a sus profesores de instituto, Lola y Antonio. “Menciónalos”, pide. “Creo que estoy aquí gracias a ellos”, explica. Sus maestros despertaron su capacidad de asombro, su curiosidad. “Salí sabiendo que quería estudiar Biología”, dice. Acabó trabajando con Manuel Serrano, director del programa de Oncología Molecular del CNIO, gracias a un correo electrónico. “En diciembre de 2008 leí mi tesis, pero mi pareja, que también es científico, todavía no. Así que decidí quedarme en España y escribí a Manolo. Y así acabe aquí”, sonríe. Los cuatro años que separan aquel momento de su descubrimiento han estado plagados de “fracasos”. “Nos ha costado mucho convencernos de que esto merecía la pena, pero un día vimos una lucecita”. Habla en plural porque insiste en que este éxito no es solo suyo. Y añade dos nombres más a su lista de menciones: “Lluc Mosteiro y Cristina Pantoja”. Comprueba que los nombres de sus compañeras están bien escritos en el cuaderno. “Yo me estoy llevando la visibilidad pero ellas me han ayudado mucho. Este es un trabajo de equipo”.

Afirmaría que el éxito de María ha sido gracias a la suma magistral de variables tan importantes para la vida como:

  • tener cerca personas que hayan sabido ver sus potencialidades, 
  • profesores que hayan despertando en ella la curiosidad científica, 
  • el valor del fracaso como forma de aprendizaje,
  • su trabajo en equipo y, sobre todo,
  • saber tomar decisiones en momentos importantes. 

Todo ello han hecho de María, lo que es ahora, una gran profesional como está demostrando a la sociedad y una gran persona como sospecho que lo es.



¡Espero que todos tus sueños y proyectos se cumplan, María!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada