martes, 22 de diciembre de 2015

Arte, creatividad y cerebro.


El David de Miguel Angel Buonarroti

“Casi cualquier cosa puede considerarse arte, pero solo las creaciones que produzcan actividad en la zona frontal del cerebro serían clasificadas como ‘bellas’ para cada sujeto”. Es la conclusión a la que llegan los investigadores  de un estudio publicado por la revista PLoS One en el año 2011. 

El profesor de neuroestética Semir Zeki y su colega el Dr. Tomohiro Ishizu proponen enfocar la definición de belleza a favor de la subjetividad en el marco de una investigación que fue financiada por el Wellcome Trust como parte de un programa para investigar el nuevo campo de la “neuroestética” que busca un respaldo biológico para la creatividad, la belleza y el amor.


Estos científicos observaron que el área situada en la parte frontal del cerebro, conocida como el área orbitomedial y que está relacionada con del centro de placer y recompensa, se activaba más en los sujetos cuando escuchaban una pieza musical o veían una imagen que habían calificado previamente como hermosa. Por el contrario, no se activaba ninguna región del cerebro en particular cuando los sujetos observaban obras de arte calificadas como “feas”. En este estudio fue particularmente interesante comprobar que el núcleo caudado que se ubica cerca del centro del cerebro, aumentaba en proporción a la belleza relativa visual de la pintura. Este núcleo ha sido relacionado en estudios anteriores con el amor romántico, lo que sugiere una correlación neuronal entre la belleza y el amor.

En otros estudios relacionados con la creatividad se ha observado que hay un aumento del flujo en las circunvoluciones de distintas áreas cerebrales cuando se da actividad creativa. Las zonas activadas son las áreas postcentral y precentral derechas, frontal media derecha e izquierda, parietal inferior derecha y parahipocámpica derecha y, sin embargo, cuando se da el caso de que hay una baja creatividad, se activa preferentemente la corteza prefrontal izquierda.

En base a estos hallazgos podríamos pensar que existe una aportación hemisférica diferente en el arte creativo y que es el hemisferio derecho el que se activa durante las actividades creativas. Esto concuerda con las investigaciones realizadas por el psicólogo americano Roger Sperry (premio Nobel de fisiología y medicina en 1981) quién en su trabajo el "Cerebro dividido" dio a conocer el resultado de sus investigaciones sobre las funciones cerebrales, describiendo una independencia funcional entre los hemisferios cerebrales que funcionarían con dos personalidades diferentes que, en ocasiones, tienen comportamientos antagónicos. 

Sperry concibió para el hemisferio derecho

  • una mayor capacidad espacial mostrándose divergente, emocional, intuitivo, subjetivo, capaz de analizar a un tiempo, el gesto, la postura, la mirada, la mímica y la entonación. Tendría las funciones perceptivas del espacio, del color, de la dimensión, de la imaginación, de la globalidad de la estructura, del ritmo y de las ensoñaciones diurnas (sueños sin dormir).

Y, al hemisferio izquierdo

  • le atribuyó la responsabilidad del análisis del sonido y las secuencias simbólicas del lenguaje, el ser analítico, proposicional, lineal, racional, lógico y objetivo. El hemisferio izquierdo se mostraría preponderante en las habilidades verbales, en la lógica, en lo secuencial, en lo lineal, en lo numérico, en lo convergente, en lo simbólico y en lo analítico. 

Podríamos resumir que mientras el hemisferio derecho motiva, el izquierdo razona; el derecho impulsa, el izquierdo analiza; el derecho intuye, el izquierdo medita (Rosselli Quijano, 2002).

Estos hallazgos indican que los hemisferios cerebrales aunque mantienen una actividad conjunta se especializan para determinadas funciones, correspondiendo al hemisferio derecho la capacidad artística aunque esta capacidad pueda estar controlada o inhibida por el hemisferio izquierdo.

Los artistas, en general, presentarían una mayor dominancia de la parte posterior del hemisferio derecho, área en la que el cerebro normal integra las percepciones multisensoriales (colores, sonidos, sensaciones táctiles, espacio).

Dedicado a los grandes artistas de El Cubo Blanco http://www.elcuboblanco.com/ 

Por Aránzazu Ibáñez.

Fuentes de información:

Plos One: Toward A Brain-Based Theory of Beauty
http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0021852

Sección frontal del cerebro se activa ante la belleza del arte. Estudio de Neurociencia hecho en Reino Unido.  La Nación, noticias de Costa Rica. http://www.nacion.com/2011-07-10/AldeaGlobal/seccion-frontal-del-cerebro-se-activa-ante-la-belleza-del-arte.aspx

Secundino López-Pousa , neurólogo y director de la Unidad de Valoración de la Memoria y las Demencias del Institut d’Assistència Sanitària de Girona. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario