martes, 11 de septiembre de 2012

El uso de reproductores MP3 a un volumen elevado puede causar pérdida de audición a una temprana edad en los adolescentes.




Uno de cada cuatro adolescentes corre el riesgo de desarrollar una pérdida auditiva a una edad temprana por usar reproductores MP3, según concluyen los investigadores de la Universidad de Tel Aviv.

Los adolescentes escuchan música en los dispositivos MP3 y se someten  a una exposición constante de ruido a un volumen muy elevado, lo que puede causar una pérdida de audición lenta y progresiva. Es decir, la persona afectada solo descubrirá que se ha producido un daño después de haber estado muchos años escuchando música alta a través de sus auriculares. Para entonces, será demasiado tarde.

Los adolescentes que escuchan música a todo volumen,  podrán llegar a experimentar que su audición se deteriora al cumplir los 30 ó 40 años. Una edad mucho más temprana que las generaciones anteriores, advierte la profesora Muchnik.

El estudio incluyó a 289 participantes de 13 a 17 años a los que se les pidió que respondieran un cuestionario sobre sus hábitos de escucha de estos dispositivos. En particular, acerca del volumen al que preferían escuchar la música y el tiempo de escucha.

Posteriormente, se realizaron mediciones del volumen y el tiempo de escucha a 74 adolescentes tanto en ambientes silenciosos como ruidosos. Los niveles de volumen medidos se utilizaron para calcular el riesgo potencial para la audición, en base al criterio establecido por la normativa de seguridad y salud en el entorno laboral.

Según la profesora Muchnik, los resultados son preocupantes. El 80% de los adolescentes usan estos dispositivos de música regularmente, el 21% los usa de una a cuatro horas diarias, y el 8% los utiliza más de cuatro horas consecutivas. Estos resultados, junto con los datos obtenidos de las mediciones acústicas, indican que una cuarta parte de los participantes corren un grave riesgo de padecer una pérdida de audición.

La normativa de seguridad y salud en el entorno laboral es en la actualidad la única referencia para medir el daño auditivo de una exposición continua a ruidos elevados. Sin embargo, según la profesora Muchnik, existe una necesidad imperiosa de establecer un criterio de riesgo específico para la exposición al ruido de la música, si queremos prevenir este tipo de pérdida de audición.

Por ahora la única esperanza es que los fabricantes adopten la normativa europea en sus productos, que limitan la potencia de los aparatos electrónicos como los MP3 a 100 dB. En la actualidad, algunos modelos pueden llegar a alcanzar un volumen de hasta 129 dB.


Por: Aránzazu Ibáñez

Fuente de información:

Using MP3 Players at High Volume Puts Teens at Risk for Early Hearing Loss...

ScienceDaily (Dec. 29, 2011)
http://www.sciencedaily.com/releases/2011/12/111228134852.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario