sábado, 18 de febrero de 2012

Los adolescentes cada vez maduran antes

"Según un estudio, basado en datos sobre mortalidad y llevado a cabo en el Instituto Max-Planck de Alemania, en los chicos tener 18 años hoy sería como tener 22 en 1800"



(Anne-Louis Girodet de Roussy-Trioson: Retrato de un adolescente,
 1796-1800. Smith College Museum of Art, Northampton, Massachusetts)

Un estudio publicado en la revista PloS ONE del Prof. Dr. Joshua R. Goldstein, director del Departamento de Investigación Demográfica del Instituto Max Planck en Rostock, Alemania (MPIDR), asegura que los chicos maduran físicamente cada vez más temprano, observándose un descenso de alrededor de 2.5 meses cada década desde la mitad del siglo 18.

Este descenso en la edad de maduración física ha derivado en un aumento del periodo en el cual los jóvenes son maduros sexualmente pero socialmente no son considerados adultos.

En las mujeres la constatación de que en los últimos años se ha adelantado la pubertad es evidente, ya que el patrón de madurez sexual tiene un efecto físico fácilmente medible, la edad en la que experimentan su primera menstruación. Sin embargo, es más complejo medirlo en los hombres. Goldstein resolvió el problema estudiando datos demográficos relacionados con la mortalidad, teniendo en cuenta que cuando la producción de hormona masculina alcanza un valor máximo, la probabilidad de muerte se dispara. A este fenómeno se le denomina en inglés “accident hump”, algo así como elevación de accidente y su punto máximo ocurre en la última fase de la pubertad.

Este investigador apunta a que las razones por las cuales los chicos maduran más temprano, como ocurre en las chicas, son probablemente nutricionales y debido a que condiciones medioambientales están siendo favorables para ello”. Factores como una mayor resistencia a las enfermedades también pueden haber influido.

Estudiando los valores demográficos de mortalidad, con datos de Suecia, Dinamarca, Noruega, Gran Bretaña e Italia, Joshua Goldstein descubrió que el valor máximo de mortalidad del “accident hump” se ha desplazado 2.5 meses hacia delante, hacia una edad más temprana, cada década desde la mitad del siglo XVIII, lo que se traduce en dos años cada siglo.

Aún siendo consciente de que estos datos son inferidos de forma indirecta mediante datos de mortalidad, Goldstein subraya la importancia biológica de este fenómeno y apunta que “los investigadores ven por primera vez cómo hombres y mujeres han sido igualmente sensibles a los cambios en el medio ambiente”.

Pero este fenómeno tiene otra lectura,

“mientras los adolescentes llegan a adultos cada vez más temprano en un sentido biológico,
ellos alcanzan una edad adulta en el ámbito social y económico
cada vez más tarde”.


Cada vez los jóvenes adquieren responsabilidades laborales o se independizan más tarde y por supuesto tienen hijos a una edad más tardía. Esto ocurre de forma generalizada en toda Europa, pero además en España, según datos de Eurostat del año pasado, la agencia de estadística oficial de la Comisión Europea, los jóvenes españoles se encuentran en los últimos puestos a la hora de independizarse. Esta contradicción biológica y social puede tener consecuencias al extender la edad en la que se consideran jóvenes pero físicamente son adultos.


Por: Aránzazu Ibáñez

Fuentes de la información:

Noticia traducida y adaptada por Adela Calvente \\ divulgaUNED.es
Joshua R. Goldstein. 2011. A secular trend toward earlier male sexual maturity: evidence from shifting ages of male young adult mortality. PloS ONE 6 (8): e14826. Doi:10.1371/journal.pne.0014826


No hay comentarios:

Publicar un comentario