sábado, 22 de octubre de 2011

Ejercicios de plasticidad cerebral



  • Realizar acciones sencillas que puedan hacerse fácilmente con la mano opuesta y que permitirán establecer nuevas conexiones neuronales y estimular tu cerebro como peinarte, contestar el teléfono, cepillarte los dientes, cargar tu bolso o tu mochila, mover la sopa, barrer, escribir, dibujar,...

  • Utilizar los sentidos de una manera distinta, por ejemplo: bañarse o comer con los ojos cerrados, escuchar música mientras se huele un aroma, comunicarse sólo con las miradas, ver dibujos al revés, etc.

  • Estos simples cambios en nuestras rutinas diarias también ayudan a desarrollar una mayor creatividad así como a estimular la inteligencia, la concentración y el aprendizaje, ya que permiten establecer nuevas conexiones neuronales, promoviendo la irrigación y la salud cerebral.

  • A esta disciplina se le ha llamado neuróbica, es decir, los aeróbics de las neuronas, y la forma de practicarla es haciendo lo contrario a nuestras rutinas diarias; esto nos permite modificar nuestras acciones y trabajar con nuestras sensaciones y emociones, ejercitando nuestro cerebro derecho; por otro lado, los ejercicios mentales como los sudokus, los crucigramas o aprender un nuevo idioma, ejercitan nuestra parte lógica del cerebro izquierdo, lo que es muy importante también.

  • Estos ejercicios son muy útiles y necesarios ya que obligan a nuestros cerebros (derecho e izquierdo) a ejercer un trabajo adicional, lo que ayuda a estimularlos y mantenerlos activos, promoviendo su buen funcionamiento.
    Aránzazu Ibáñez

No hay comentarios:

Publicar un comentario